Denuncian desabasto de medicamento en Hospital Básico de Copala

  • Trabajadores son obligados a cubrir el pago de una demanda que les hizo una paciente que no recibió atención médica

FRANCISCO JAVIER HERNÁNDEZ
COPALA, GRO.

El desabasto de material médico, de curación, insumos y medicamento en el Hospital Básico de Copala, obliga a los médicos a solicitar estos insumos a los familiares de los pacientes que acuden a este centro hospitalario.

Lo anterior fue denunciado por un grupo de trabajadores del nosocomio, así como familiares de pacientes que han acudido aquí, quienes solicitaron la omisión de sus nombres por temor a represalias.

Revelaron que la crisis que enfrenta el hospital se ha agudizado desde la llegada del nuevo administrador, Ezequiel Larumbe Ruiz, quien siempre señala que no hay dinero para satisfacer las necesidades prioritarias de este centro hospitalario del municipio de Copala.

Los denunciantes señalaron que el director del hospital, Mario Martínez Alvarez, al igual que el administrador Ezequiel Larumbe Ruiz, a quien señalan de no ser contador ni licenciado, y que fue colocado en ese puesto por acuerdos políticos, les exigen bastante, incluso cosas que no están a su alcance.

Dijeron que desde la salida del anterior administrador, Ricardo Lumbreras, quien sí atendía las demandas del hospital, y quien liberaba el recurso para todos los programas, hoy en día no hay gasolina ni para la ambulancia.

Asimismo, revelaron que el personal del hospital tuvo que pagar lo que ellos llamaron una negligencia, luego de que una paciente llegara al hospital y solicitara la ambulancia, pero esta no estaba, ya que esta andaba fuera en un traslado de un conocido del administrador de Playa Ventura.

Por eso, el doctor de turno solicitaba la ambulancia, pero no estaba, por lo que el paciente se fue por sus propios medios, “El paciente se tuvo que atender en una clínica particular, pero los gastos que esto le generó los estaba cobrando, y los cobró”, dijo una de las denunciantes.

“Para que no trascendiera el caso, nos hicieron que todo el personal cubriera los gastos que se habían generado, que eran alrededor de 8 mil pesos, pero al final se habló con la denunciante y sólo se la pagó la cantidad de 6 mil pesos”.

“Eso sucedió el 16 de noviembre, esa es la fecha en la que no se le brindó la atención a la paciente, pero apenas fue que llegó la demanda, y en la quincena pasada nos descontaron a todos, unos pagaron menos que otros, según el sueldo que tuviéramos”, explicaron.

Además mencionaron que no existen medicamentos y que cuando se quejan de ello, al otro día como arte de magia salen los medicamentos.

“La semana pasada (jueves) hubo una fiesta donde estuvo todo el personal, pero el viernes el hospital lucía carente de personal, solo había médicos pasantes, amanecieron crudos y por eso no asistieron a laborar”.

“Hoy hay una fiesta, por ejemplo, lo más seguro es que mañana (hoy) nadie vaya, no estará el director, administrador, ni la jefa de enfermeras”.

“Hay un programa nuevo que llegó que se llama U013, son las enfermeras de contrato que llegaron apenas, lo que era el seguro popular antes, las reubicaron y son las únicas que están trabajando, quizá porque no les invitan las chelas al director y al administrador”.

Al ser cuestionados si existía el personal adecuado para brindar atención a los pacientes manifestaron: “Lo que pasa es que no están bien ubicado el personal médico, existen 6 pasantes médicos, hay médicos de contrato, pero hay cuatro médicos amontonados en urgencia por las mañanas, en urgencias por la tarde solo hay uno, si hay un traslado se queda solo el turno, lo mismo sucede en el turno de la noche, y eso es todos los días, son guardias contrarias, una es lunes, miércoles y viernes, y la otra es martes, jueves y sábado”.

“El director puede cambiar a los médicos de la mañana, uno por turno para que sean dos, pero como son los consentidos no hace nada al respecto, como tampoco hace nada con el médico que está a cargo de los ultrasonidos, ni con los odontólogos, quienes hacen lo que quieren”.

Sobre esta situación, manifestaron que el doctor Gabriel Vargas Rafaela, se ausenta constantemente y cuando acude a brindar atención, se la pasa acompañado de una joven enfermera en su consultorio, lo que ha sido mal visto por el personal, por lo que en su momento fue cambiada al turno de noche, sin embargo, por influencias, fue devuelta al turno matutino.

“Sabemos que hay recurso, pero hoy no hay material, tintas, hojas, copias, si quieres imprimir una copia o un documento, el personal tienen que llevar sus hojas blancas, incluso mandamos a comprar al paciente desde gasas, si es en la mañana o en la tarde tal vez no pasa nada, pero en la noche dónde van a adquirir el material”.

Ambulancia

“Tenemos dos ambulancias, porque apenas el gobierno del estado entregó una nueva unidad, pero la que funciona solo es una, incluso hay dos choferes, pero de los dos no se hace uno, tenemos que estarles hablando cuando hay un traslado, cuando se supone que deben de estar ahí al pendiente de una necesidad”.

Revelaron que los traslados los cobran de 1,500 a 2,000 pesos a Acapulco y a Ometepec 1200 pesos: “Eso se les cobra por el traslado, aparte el paciente pone lo de la gasolina, sabemos que la presidenta apoya con gasolina a los pacientes que son de Copala, pero aun así tienen que desembolsar el traslado”.

Por todas estas anomalías, solicitan la intervención del Secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, para que acuda al nosocomio y consense todas las anomalías que existen al interior de este centro hospitalario, donde a decir de los denunciantes, por cuestiones políticas la mayoría del personal son solapados por el director y el administrador de este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *