En Nicaragua, dos niños mueren calcinados tras recalentarse tableta

  • El niño de cuatro años cubrió el cuerpo de su hermanita de uno; el menor sufrió quemaduras en el 100 por ciento de su cuerpo

EFE
MANAGUA

En Nicaragua, una niña de un año y un niño de cuatro murieron calcinados en un incendio que fue ocasionado por el recalentamiento de una tableta mientras su batería estaba siendo cargada, informaron autoridades locales.

El accidente ocurrió el pasado miércoles en un barrio popular del oeste de Managua, cuando los niños estaban en compañía de su papá, mientras su mamá trabajaba, según la versión oficial.

«Una tableta electrónica conectada al tomacorriente (…) se recalentó y produjo el incendio que costó la vida de dos hermanitos», informó la vicepresidenta Rosario Murillo, a través de medios del gobierno.

El papá de los menores, Marvin Obando, afirmó que acudió de inmediato al cuarto donde estaban sus hijos, pero no llegó a tiempo, y vio que el pequeño cubría con su cuerpo a su hermanita, a pesar de su corta edad.

«Gracias a él mi niña sobrevivió hasta las 3:40 de la mañana, me gustaría un aplauso para este pequeño», dijo el joven papá, antes de romper en llantos.

El médico que atendió a los menores, Julián Corea, afirmó que el menor llegó con quemaduras en el 100 por ciento de su cuerpo, mientras que la niña tenía quemado un 98 por ciento.

Las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) informaron que el niño murió esa misma noche, mientras que la menor, con alguna esperanza de sobrevivir, falleció de madrugada, a pesar de los esfuerzos de un equipo de especialistas por salvar su vida.

Según la Dirección General de Bomberos (DGB), un equipo llegó rápidamente al lugar del incendio, pero aparentemente los niños ya habían sido retirados por su papá, aunque con pocas posibilidades de vida.

Las autoridades no habían confirmado la causa del incendio hasta que esta tarde fue mencionado por la también primera dama, Murillo.

La muerte de los menores causó conmoción en Nicaragua, y su entierro, este mismo miércoles, atrajo una gran concurrencia de personas que decían acompañar el dolor de sus padres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *